Día mundial de la Lucha Contra el Bullyng: incomprensión ante la injusticia

Hoy, 2 de mayo, es el día mundial de la Lucha contra el Bullyng y a causa de ello he cogido prestado un poema a Diego Godián López (diegogodianlopez.wordpress.com), uno de los entrevistados por mí la semana pasada. Quien leyera la entrevista conocerá muy bien los sentimientos con los que ha escrito este poema y quien me conozca a mí sabrá el motivo por el que lo entiendo perfectamente. Os dejo que disfrutéis del texto y de mi comentario.

 

Un árbol truncado por la crueldad del 

rayo:

dolor y soledad flotan sobre mis

ojos.

Cincuenta llantos que jamás fueron

secados,

mientras sesgaban mi inocencia sin

decoro.

 

Incomprensión ante la injusticia,

hacia la maldad del ser cercano.

Con la tristeza y su amarga caricia.

Con ese insulto que me partió en

pedazos.

 

¿Cuántas madres han escuchado ese “Mamá no quiero ir al colegio”? El ser humano por naturaleza siempre ha tendido a destruirse el uno al otro. ¿Qué tontería, no? Desde niños nos meten unos estereotipos en la cabeza sobre cómo tenemos que ser, qué tenemos que hacer, qué es lo “guay”, qué es lo “friki”… No hay etapa más bonita en la vida que la infancia y todo niño tiene derecho a vivirla feliz y a tener unos recuerdos tan bonitos como el resto. Pero desgraciadamente no siempre es así. Se dice que los niños son muy crueles y en parte es cierto. De un día para otro viene un rayo y te rompe en pedazos, te dice que lo que haces no es lo mejor, que tienes el vestido más feo de todo el colegio, que no vales, que eres diferente. ¿Diferente a qué? Entonces llega el momento en el que nadie te quiere en su “grupito”, nadie te seca las lágrimas, es más, se ríen de ellas, y de un momento a otro creces, no igual que los demás sino más fuerte, como un árbol. Nunca hay que reírse del sufrimiento del otro. Nunca hay que dejar que te sobrepasen. Nunca hay que dudar de cuánto vales.

Cuando eres pequeño haces de una cosa un mundo y lo que a un adulto puede parecerle una tontería, a ellos se les puede venir el mundo encima. Hay insultos que pueden cambiarte la vida así que yo les diría a los niños que piensen en el daño que pueden hacer, que todo esto pasa factura a lo largo del tiempo y que en una tormenta llueve, y la lluvia hace a los árboles crecer y más fuertes. Que, en definitiva, el tiempo pone a cada uno en su lugar y las injusticias se acaban convirtiendo en justicias. La familia es la única que siempre recoge nuestros pedazos, nuestros verdaderos amigos y los que nunca nos van a dar la espalda. Sólo hay que echarle coraje y no dejar que nadie te corte las alas. A vivir.

Raquel 🙂

Anuncios

Entrevista a Diego Godián López y Rubén Chiquito

Aquí está lo que adelanté hace unos días… Entrevista a dos jóvenes toledanos que escriben poesía en internet: Rubén Chiquito (@rubenchiquito24) y Diego Godián López (https://diegogodianlopez.wordpress.com/). Nos cuentan un poco su historia y hablan de la poesía en internet. Dar las gracias a los dos por aceptar y por su simpatía.

P: ¿Qué significa para vosotros la poesía?

D: Para mí el significado de la poesía es que tiene la capacidad de consolar y de ayudar no sólo al poeta, sino también a las personas que la leen. Sirve de cuna tanto para las tristezas como para las felicidades y es algo que está ahora, en este período, en un letargo: nadie conoce que la poesía tiene esa capacidad pero yo creo que cuando tú lo descubres, ya estás toda la vida unido a ella y forma parte de ti.

R: La poesía es para mí la verdadera concepción del arte, la esencia que tiene la vida; al igual que el médico cuida tu salud, la poesía cuida tu parte psicológica y personal. Las personas y la poesía tienen que estar siempre juntas, y ésta sobre todo tiene que ser libre para estar donde quiera y con quien quiera.

P: Y, ¿qué fue lo que os llevó a empezar a escribir? ¿Con qué edad empezasteis?

D: Pues a mí, la verdad, no lo sé. Yo creo que quien es poeta y le sale la poesía del pecho no dice un día “Oh, voy a ser poeta”, simplemente le sale desde dentro. Mi primer poema lo escribí a los 10 años para felicitar el cumpleaños a mi madre. Es algo tan simple como eso: dices “voy a escribir algo”, porque sale de dentro y tienes la necesidad de ello, aunque sí tuve un período en el que me alejé porque todavía no había encontrado el verdadero significado de lo que era la amistad o el amor pero cuando lo vas descubriendo, siempre vas a acudir a la poesía como a una fuente de escape. También lo haces para que otra gente se consuele con tu propio dolor.

R: Pues yo empecé con la poesía en el colegio y para ligar, jajajaja. Escribía poemas a la chica que me gustaba pero como veía que no me hacía caso lo dejé un poco. Cuando llegó la etapa de los 14-15 años descubrí a Carlos Salem, a Benedetti… y dije “hostias tío, ¿qué cojones hace esta gente?”. Entonces empecé a leer a Carlos Salem, que es uno de mis referentes, y pensé “joder”.

D: Sí, sí, a mí su libro de Follamantes me gusta bastante, la verdad.

R: Además, yo tengo a Carlos Salem en el pico porque dice las cosas como son y como él piensa, escribe lo que quiere y si no te gusta, pues él lo siente mucho pero… Yo empecé a escribir para eso y de la forma más bonita y más sincera que se puede decir. La poesía es verdad pura y dura.

D: La verdad del alma.

P: Bueno, Diego, tú ya me has dicho que con 10 años empezaste a escribir. Rubén, ¿tú qué edad tenías?

R: 11 o 12. No era poesía como tal pero sí.

D: Sí, luego ya a lo largo del tiempo vas aprendiendo bien el proceso.

R: Yo, personalmente quiero añadir que no me considero poeta porque ponerme el mismo calificativo que Carlos Salem o Mario Benedetti me parece demasiado, entonces escribo textos. ¿Luego hay que clasificarlos? Sí que es verdad, pero yo prefiero decir solamente que escribo textos antes de ponerme a su nivel.

P: Por lo que he leído, he visto que los dos escribís de manera totalmente distinta: Diego usa un lenguaje muy profundo y complejo y Rubén más actual y cotidiano. Por tanto, ¿creéis que puede ser porque tenéis dos personalidades completamente diferentes? ¿Cómo sois?

D: Yo soy una persona muy sensible y me han hecho mucho daño, o sea, tú lees mis poemas y lo ves. Aunque no escribo complicado a propósito, yo escribo de esa forma, eh… y también he utilizado un lenguaje más coloquial y fácil de comprender, que me resulta curioso que sean esos poemas los que más le gusta a la gente de mi entorno. Sin embargo, los que tienen metáforas más complejas son los que me gustan a mí. Entonces me digo que yo voy a hacer lo que a mí me guste y no lo que le guste a los demás: si mi manera de desahogarme es esa, con unas paradojas determinadas, es lo que voy a hacer. Es probable que tengamos personalidades diferentes pero el sentimiento que nos lleva a hacer lo que hacemos es el mismo.

R: Sí, es verdad. En mi Twitter se puede ver que hablo mucho sobre el amor y desamor pero con un lenguaje más de la calle, más de lo que usamos aquí mismo… Yo me entiendo mejor así. Podemos usar un lenguaje técnico pero, al fin y al cabo, cuando ese poema se vaya vamos a seguir con ese lenguaje de la calle. Entonces, la poesía es de todos y para todos, es vida, y no hay que cambiarla. Además, en mis textos hablo mucho sobre sexo, yo leo literatura erótica, y cuando leo lo que es sin rodeos “comerte el coño” prefiero ser directo.

P: Esas palabras voy a tener que censurarlas jajaja.

D: Yo por ejemplo me da un poco de cosa decir eso. Yo diría algo como, yo que sé, “acariciar la miel que se esconde tras tu templo”, cosas de esas.

R: Yo prefiero ser directo y que la poesía sea un “pum pum pum, ahí lo tienes”, por eso mis poemas no son muy largos.

P ¿Es cierto que los poetas necesitan su musa? Y por lo que he leído, Rubén tiene una “Chica Mundo”.

R: Jajajajaja. A ver, la “Chica Mundo” sí que existe pero, ¿que yo crea en las musas? Yo no creo en las musas; yo creo en la concentración y en la dedicación, en el esfuerzo y en leer mucho, el sentir… Si has vivido una mala situación te es más fácil, lógicamente. Lo que tú dices, a mí lo que ha pasado con el tema de la “Chica Mundo” me parece una barbaridad: tengo más de 600 retweets y más de 700 favoritos en ese texto. Aunque es verdad que siempre escribes porque te pasa o te ha pasado algo con alguien, entonces es ahí donde sí creo en esa pequeña musa.

D: Bueno, yo no tengo “Chica Mundo” pero si tengo una Dafne, la verdad. Lo más duro es que la Dafne sí es una musa. Me es duro decirlo porque muchas veces me intento esconder para no afrontar las cosas que duelen pero… es así. Yo… sí que creo que todo poeta tiene una, llámese musa, llámese inspiración personificada, con la necesidad de decírselo al mundo y desahogarse. Dependiendo del poeta puede ser una persona u otra, pero en el fondo hay una fuente de tristeza o de felicidad, de inspiración que llama a la escritura.

R: Otra cosa, yo no quiero estar con la “Chica Mundo” por mis textos. Carlos Salem escribió “yo quiero ser tu pareja, no tu musa”. Entonces, si yo no escribiera… se irían.

P: Ahora voy a centrarme en las redes sociales e internet. ¿Es internet un nuevo mundo donde crear y leer poesía de forma que todo el mundo pueda compartirlo?

D: Yo creo que sí, que es un nuevo medio para difundir lo que tú escribes. Es complicado porque hay mucha gente buena que lo hace, aunque con el trabajo y los contactos adecuados es un buen medio para empezar y no darse por vencido.

R: Las redes sociales son uno de los mejores portales para escribir poesía. Al igual que digo que la poesía es libre, las redes sociales también: tú te abres una cuenta y puedes leer el poema que quieras. Comparto la opinión de Diego de no abrirse una cuenta en las redes sociales para destacar. En la diversidad está la sabiduría y he leído textos de personas de 20 seguidores y son impresionantes; luego leo uno de una persona que tiene 20.000 seguidores…

D: Y no te llega tanto.

R: …y me quedo un poco seco. En el momento en el que buscas seguidores has caído en picado.

P: Ahora hago hincapié en Twitter, donde mucha gente lo usa como una vía de escape para contar al mundo todo lo que le pasa: sus problemas, sus miedos, sus reflexiones… Entonces, ¿es también una vía de escape para mostrar nuestro talento escribiendo?

R: Por supuesto que sí. Para mí es más cómodo que Facebook o un blog porque directamente lo cuelgas con el móvil. Su problema es la brevedad de los tweets: si escribo un texto largo tengo que hacerlo en Word, modificarlo, pasarlo a pdf, mandármelo al móvil, recortarlo y subirlo. Aunque Twitter bien usado puede ser de gran ayuda para todos. Si no cabe se puede hacer una captura de pantalla y subirlo como foto.

D: Yo también pienso que es un buen medio y totalmente práctico. Mi compañero sabrá que te llegan momentos en los que se te ocurre algo y dices “tengo que escribirlo y si no lo escribo reviento”, entonces sacas las notas del móvil y ya está.

P: A mí me han dicho que está de moda la poesía y “lo cursi” en las redes sociales, ¿es cierto?

R: Sí hombre, está claro que ha habido una explosión impresionante y la gente joven lo puede ver. También tiene que ver la liberación social de hoy en día: si yo hace unos años hubiese escrito algo cursi, pues posiblemente me hubiesen crucificado. “El maricón de la poesía” lo he escuchado muchas veces, aunque a mí personalmente no, porque como yo me limito a escribir el “comer coños” y eso… jajajaja. Siempre digo: “amor, cerveza y sexo”. Pero sí he visto a compañeros míos pasarlo mal por eso. En definitiva, el boom de ahora se debe a la apertura social, al impulso de los micros abiertos, a las editoriales de autopublicación y, sobre todo, a las redes sociales.

D: Eh, a mí me gustaría decir que la poesía nunca pasa de moda. Me parece interesante eso del “maricón de la poesía”. Nunca me lo han llamado; no sé si será porque tengo muy buenos amigos, pero si me lo llamaran les diría: “muy bien machotes” y me quedaría igual que antes, así de claro. Sí pienso que ahora la gente se está interesando y eso es bueno para la cultura porque hay alguien que tiene algo que decir y que compartir y que, en definitiva, tiene una inquietud por expresarse y puede ser por ese boom de las redes sociales.

P: Entonces… ¿poesía sí o postureo?

R: Uf… jajajaja, me gusta esa pregunta. El postureo te dura dos meses y empieza en el momento en el que te pones la chapa donde pone “poeta”. “Oye, yo es que soy poeta”, a mí me dicen eso y buf… La causa de esto son las redes sociales también, mal usadas. Por Instagram se ponen muchos versos y luego preguntas que de quién son y…

P: … y no tienen ni idea.

R: Exacto. Versos que son de Joaquín Sabina, que todo el mundo sabe quién es y no lo saben. Eso es el postureo.

D: Yo pienso que hay gente que tiene postureo, como lo que acabas de decir. He visto frases en Instagram como: “muy corto es el amor, mucho más largo es el olvido” de Pablo Neruda, poema 20, y preguntas a quien lo ha subido que si sabe de quién es y te dice “ah no, lo he encontrado en internet”.

P: “Es una canción” jajaja.

D: Sí jajajaj. Sí que hay postureo en ese sentido y también opino lo mismo del que se autodenomina poeta, quien quizá no haya leído a muchos, no sé si me entendéis. Para ponerse al nivel de Sharif (uno de mis referentes) o Neruda, tienes que llegar donde ellos porque son muy buenos y a ti te falta mucho por aprender. Simplemente hay que decir que eres una persona que escribe, que tiene sentimientos y que pretende mejorar el entorno en el que vive con eso. Esa es mi única manera de ser libre.

R: Yo tengo una duda y es dónde empiezas a ser poeta. ¿Cuándo escribes libros? ¿Cuándo escribes bien? ¿Cuándo sientes de verdad? ¿Cuándo mueves a masas?… Mmm… No sé delimitar el inicio.

P: Y ya para acabar, ¿estáis a favor de que se pueda compartir lo que escribís con o sin vuestro nombre?

D: A ver… Yo no tengo problema con que alguien comparta lo mío si le gusta pero no me gustaría que si usa algo que es mío pusiera su nombre debajo. No me gustaría que usaran mis poemas en su propio beneficio y por postureo, como decíamos antes. ¿Por qué? Porque yo como persona que ha escrito eso merezco un respeto y no quiero que se engañe a las personas diciendo que es suyo, etc. A mí me han pedido amigos permiso para coger textos míos  y yo sin problema he accedido pero no digas que es tuyo, ¿me entiendes? Porque sería un poco, por decirlo así, “violar” mi trabajo.

R: A mí no me importa la poesía completamente libre: si a ti te interesa, que no te interese colgar algo como tuyo; si te sirve uno de mis textos para pedir perdón a alguien y te funciona yo no tengo ningún problema, pero si se usa se usa bien. Que lo cuiden aunque sea la mitad de lo que lo he cuidado yo.

D: Exactamente. Yo opino completamente lo mismo, la verdad. Se puede usar porque está para eso, para que la gente lo haga suyo, pero que tengan una sensibilidad y que sepan los límites.

R: Sobre todo que lo usen con un buen fin: para construir y no para destruir.

D: Y es que hay gente que es canalla y coge tu texto para colgarlo en su página web y poner debajo su nombre.

R: Eso es lo que a mí no me parece bien aunque ya depende de cada persona. Yo no lo hago y me sentiría súper mal si lo hiciese; además como no lo he escrito yo tampoco lo sentiría como mío. Siempre que cojo algo de otros lo cito entre comillas y pongo debajo su nombre. Como dice mi maestro que le cito mucho: “Si tú usas las cosas para follar, vale, pero úsalas bien”.

D: Exactamente.

R: También quiero decir que no le dediques versos a la que te vas a follar un día, dedícaselo a la que te quieres follar hoy, mañana, pasado, pasado…

D: Yo siempre que pongo algo de Sharif lo cito debajo porque como yo también escribo, me sentiría mal si la gente se piensa que es mío. No hago a los demás lo que no me gusta que me hagan a mí.

Volar sin alas

¡Hola a todos!

Ya sé que la semana pasada dije que tardaría más en subir otro post porque tenía un proyecto en mente en la sección de periodismo  y eso sigue en pie y lo subiré a lo largo de la semana que viene.

Primer poema que escribo… Si hago esto es gracias a toda la gente que me ha ido felicitando a lo largo de estas pocas semanas de vida del blog y, sobre todo, quiero agradecer a todos los que me han dicho “Raquel no dejes de escribir”. He de decir que el título es de alguien que me echa una mano de vez en cuando. Gracias también 🙂

Volar sin alas

Te he dado el brillo de mis ojos,

te he dado el movimiento de mis caderas

y el fuego de mi pecho.

 

Y ahora solo vacío.

Vacío todo.

Vacío por llenar mi cabeza,

vacío por llenar mis sentidos,

vacío por llenarme entera.

 

Tú, que tenías poesía en la boca,

me has cortado las alas.

Tendré que buscarlas en otros ojos.

Raquel 🙂

El poder de los abrazos

Ya sé que hoy es el #DíaInternacionalDelBeso pero por llevar un poco la contraria he elegido este microcuento de uno de mis escritores favoritos (@Defreds) que está incluido en su libro, Casi sin querer, y en su Twitter . Si hay algo por lo que me guste Defreds es por su sencillez y por su realidad dentro de los textos que escribe.

Es curioso como con dos líneas se puede hacer una definición perfecta de uno de los mejores tipos de abrazos que existen. Y sí, digo tipos de abrazos como hay tipos de besos: largos, cortos, largos que se te hacen cortos y viceversa, los que te dejan con ganas de más, incómodos, con ganas, sin ganas, de tristeza, de felicidad… En fin, muchos. Pero los de verdad son esos, “los que te salvan” y “los que te hacen no querer soltarte nunca”, aquellos que te dan esas personas que harían cualquier cosa por ti.

También es cierto que los abrazos tienen la capacidad de hablar. Nos dicen que no tenemos nada que temer, que van a estar ahí, que todo va a salir bien, que no van a dejar que te caigas nunca. Y lo sé porque a mí me han dado alguno. Si tuviera que elegir tres abrazos elegiría los de esa persona especial que todo el mundo tiene o ha tenido alguna vez, que te llenan el cuerpo de sensaciones nuevas, saltan chispas, te sientes bien y te sienta bien, y que además te dicen que has encontrado una nueva parte de ti, que te complementa; por eso te sienta el doble bien y te sientes mejor todavía. Otros que elegiría son los abrazos de abuela. Esos lo pueden todo, ¿verdad?. Ahí sí que aprieta fuerte, tan fuerte que te transmiten parte de su fuerza y su coraje, porque si algo tienen las abuelas es la capacidad de afrontar todo lo que se les ponga por delante. Y los últimos son los abrazos de nuestros padres, los que te salvan de verdad con sus superpoderes especiales contra cualquier cosa que pase.

Esto es lo que a mí me dice lo que este chico ha escrito en dos líneas. A veces 140 caracteres pueden expresar más que 140 páginas. ¿A que es genial?

 

Para los ciegos que no nos escuchan

Mi segundo post inaugura otra categoría en mi blog donde colgaré texto que yo misma escribo y que dan nombre a la sección (por eso son pedacitos de mí). Con estos textos no pretendo impresionar a nadie ni llegar a lo más alto; mi intención es que quien los lea se encuentre en ellos. No prometo publicarlos muy periódicamente ya que esto sale cuando sale.

Por otro lado, me gustaría especializarme en la poesía (poemas, microrrelatos, microcuentos, etc.) que encontramos en las redes sociales (ya hablé un poco de ello en el primer post) y por eso escogeré mis textos favoritos sacados de ahí y los comentaré.

Bueno, aquí está mi primer texto. Espero que os guste y que no parezca demasiado cursi, aunque dicen que ahora lo cursi está de moda…. Disfrutadlo 😉

Para los ciegos que no nos escuchan…

Hay heridas que duelen mucho y hay personas que duelen más. Atención es simplemente lo que necesitamos cuando pensamos que nadie nos escucha. No nos escuchan porque nos callamos, sí, nos callamos como si tuviéramos la culpa nosotros de nuestro dolor. Se dice que es “gritar en silencio”.

Lee lo que dicen sus ojos, es lo único que te pide. Léelos y cuídalos, que están cansados de verte pasar, de verte ciego. Ve todo lo bonito que encierran esos ojos tristes color café, solos, amargos pero adictivos.

Raquel 🙂

¿Los españoles no leen?

Según la última encuesta del CIS sobre cultura de junio de 2015, el 34,1% no ha leído ningún libro en el último año, seguido del 28% que asegura haber leído de 2 a 4 libros.

Sin título.png

Además, solamente el 21,6% ha leído El Quijote en su versión completa y ya estamos hablando de la obra más importante de toda la literatura española. La razón que dan la mayoría de los encuestados es que es una lectura difícil principalmente porque está escrito en un lenguaje muy antiguo y también añaden que no debería ser obligatorio que los estudiantes de entre 15 y 18 años lo lean en el instituto.

No obstante, todo esto no quiere decir que los jóvenes no lean. Actualmente, con la importancia de las redes sociales estamos leyendo cada minuto y ha surgido lo que algunos denominan una “nueva forma de literatura” en ellas: son los llamados minitextos o microcuentos, 140 caracteres que caben en un tweet y que pueden llegar a transmitir tanto como un libro de 140 páginas. De aquí han salido nuevos escritores que han ido creciendo con el tiempo y superando los 140 caracteres para llegar a escribir historias increíbles.Esto no lo recoge el CIS pero podríamos pararnos a pensar que tal vez los jóvenes vayan en busca de una nueva literatura más acorde con su tiempo, sus sentimientos y sus vivencias. Arte no tan complejo, arte más corto, pero arte en general.